HAIKUS

I

La lluvia calma

la sequedad del aire

en los caminos

 

II

Tiembla amapa

este seco otoño

roba tu rubor

 

III

Aguas de junio

despejan el barrizal

feliz croada

IV

Frío desaire

despojas a las piedras

de su silencio

 

V

Aires vernales

arrastran al invierno

lejos del sueño

 

VI

Muerte olvida

el desaire del viento

cuando recuerdes

 

VII

El blanco cielo

desparrama augurios

de prosperidad

 

VIII

Huye la sombra

libre ya del recuerdo

que la persigue

 

IX

El amanecer

encarnecido vela

la incierta luz

 

X

Brota con pudor

la ipomea presa

de su timidez

 

XI

Caen las hojas

y sin desesperarse

sellan la tierra

 

XII

Breve sonido

arrastras al silencio

al desespero

 

XIII

Viento otoñal

serenarás frágiles

voces heridas

 

XIV

Derrite rosa

la enquistada frialdad

del anochecer

 

XV

Observa señor

al inmenso desierto

escuchar tu voz

 

XVI

Granos caídos

traéis las golondrinas

en rebatiñas

 

XVII

Amenazante

la mantis ignorará

tu orante voz

 

XVIII

Nada importa

el gato enterrará

tu gris pasado.

 

XIX

Mitiga dolor

la cadencia sonora

que nos encanta.

 

XX

Azota cierzo

que las grullas aguantan

tu desespero.

 

XXI

Un infinito

manto blanco recubre

baldía tierra.

 

XXII

Ruiseñor vuelas

raso entre los sauces

libre de sueños.

 

XXIII

Vieja silueta

envaneces los sueños

en tonos sepias

 

XXIV

Diletante voz

prendida de lágrimas

alzas su candor

 

XXV

Desde la sombra

acechantes vigilan

ojos de gatos.

 

XXVI

Desaparecen

en los yermos páramos

ausentes sombras

 

XXVII

Vía láctea

bañas de cenicienta

luz la negrura.

 

XXVIII

Árido viento

dibujas perplejidad

en la pradera.

 

XXIX

Llegas otoño

impregnado de carmín

tiemblan las hojas.

 

XXX

Un cuco canta

en las trémulas ramas

del viejo roble.

 

XXXI

La libélula

muestra al crisantemo

su jovialidad.

 

XXXII

Vetusto templo

aromas de sándalo

visten tu aire.

 

XXXIII

Lluvia arrancas

al espantapájaros

velos de bambú.

XXXIV

Sale del agua

la desvelada luna

al atardecer.

 

XXXV

Dormido gato

conservas el sosiego

que nadie busca.

 

XXXVI

Cuervo volaste

a finales de marzo

antes de lluvias.

 

XXXVII

La mariposa

escapó al granizo

duerme ajena.

 

XXXVIII

¿Ojos de gato,

conservando la quietud,

esperas cazar?

 

Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.