TU CUENTO FAVORITO

Sé que te gustaban las historias tristes. Cada tarde impaciente me esperabas y me perseguías por toda la casa hasta que me recostaba en el sillón. Cerrabas los ojos ensimismado y esperabas a que te contara tu cuento favorito. Siempre pensé que te lo sabías entero. ¿Recuerdas como acababa? Ahora que ya no estoy cada tarde cuando al llegar a casa se lo cuentes a tu hijo me recordarás.

 

Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.